. Internet de las Cosas: tecnología que no para de evolucionar – SEGINTER

Por: Eduardo Conejo, líder de investigación y desarrollo del Media Solution Center de Samsung para América Latina

La tecnología no ha parado de evolucionar y creemos que continuará con ese mismo ritmo durante para los próximos años. Hoy en día, no interactuamos con un solo dispositivo ni disponemos de niveles elementales de conectividad, todo lo contrario, hacemos uso de múltiples plataformas, tales como dispositivos wearables, smartphones, tabletas y PCs que al sincronizarse forma automática y continua, le ofrecen al usuario una experiencia completa. La informática está viviendo una época de constantes transformaciones y los dispositivos, al tornarse más inteligentes, por consecuencia mejoran la productividad.

Las empresas están constantemente enfocando en innovación. El compromiso con la investigación, desarrollo y descubrimientos tecnológicos son los principales puntos para el éxito de una compañía – en cualquier sector. En Samsung, por ejemplo, estamos liderando la investigación global para hacer de las redes móviles de alta velocidad 5G una realidad, conduciendo la innovación en wearables, y ayudando a definir los estándares para hacer del Internet de las Cosas algo valioso en cada hogar. Sin embargo, lo que colma de valor a dicha investigación y la torna significativa es el enfoque en nuestros consumidores.

El mercado global del tan mencionado Internet de las Cosas, casi triplicará, $1.7 mil millones de dólares para el año 2020, según las estimaciones puntuales de la consultora IDC. La previsión es que el mercado de la Internet de las Cosas (IOT por sus siglas en inglés) valorado en $ 655.8 mil millones de dólares en 2014, aumentará una tasa anual de 16.9% para 2020. Los dispositivos, conectividad y servicios de TI representarán la mayor parte del mercado del Internet de las Cosas en 2020.

En un poco más de 30 años pasamos de televisores en blanco y negro, de perilla y con tubos al vacío a televisores con pantallas de alta definición, solo algunos milímetros de grosor, con conexión a Internet y, en algunos casos, con la capacidad de ser controlados directamente por un smartphone o por el movimiento de las manos y los gestos faciales.

Hemos pasado de computadoras que pesaban 8 kilogramos o más a dispositivos con una gran capacidad de cómputo, ultralivianos, ultra portátiles y tan cotidianos como los teléfonos inteligentes, que superan la capacidad de las primeras PCs a comienzos de la década de los 90.

El avance en las comunicaciones permite la interconexión entre personas de forma más fácil, simple y costo-factible ya que hoy podemos incorporar video en el proceso de comunicación. La constante reducción en tamaño y costo de los dispositivos con capacidad computacional y/o de comunicación nos lleva a una nueva etapa: el Internet de las Cosas.

El Internet de las Cosas se está volviendo un concepto cada vez más común en las conversaciones y lecturas del área de tecnología, además de formar pero también está estableciendo cada vez más parte de nuestra vida. Dispositivos como relojes y gafas ejemplos que componen la IoT en nuestro día a día.

Pensando en el futuro, Samsung y sus asociados anualmente organizan eventos enfocados para desarrolladores de plataformas móviles, especialmente Android y Tizen. El Samsung Developer Day ya celebró cuatro ediciones en Latinoamérica y tiene como objetivo que los participantes puedan intercambiar informaciones, conocer gente de la industria de tecnología y compartir experiencias previas.

Además, pensando en el ecosistema del IOT y soluciones enfocadas en la región, fue creado el Centro de Soluciones Multimedia – una división de Samsung presente en varias regiones del mundo. Nuestras oficinas en Brasil albergan la división responsable de América Latina, el Centro de Soluciones Multimedia Latinoamérica (MSCLA por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es crear y ofrecer contenidos y servicios de calidad para los dispositivos de la empresa. La intención es impulsar el mercado de contenidos y servicios a través de alianzas estratégicas con empresas de la región, así como apoyar el desarrollo de aplicaciones diferenciadas y únicas, lo que contribuye al ecosistema de desarrolladores en América Latina.

Es a través del diálogo, la formación y el intercambio de conocimientos que generamos la multiplicación de posibilidades, que hacemos este evento. La tecnología no es un fin sino un medio; la finalidad es la gente. Las personas de un modo general son las responables por los avances en la tecnología y por desfrutarlos.

Fuente: Revista It Now

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *